¿Es igual de perjudicial vapear que fumar?

En España existen ya más de 1200 establecimientos que los comercializan, que dan empleo a unas 7000 personas y que han logrado vender más de 450.000 dispositivos

Desde hace años, los cigarrillos electrónicos se han consolidado en España como método para cambiar el hábito de fumar por el de vapear. Sin embargo, con el paso del tiempo fueron trascendiendo varias contraindicaciones sobre estos artilugios que liberan nicotina por medio de un calentamiento de un líquido que mezcla glicerina vegetal y propilenglicol. Existía y existe un cierto desconocimiento sobre estos dispositivos que, según informa ’20minutos’, cuentan ya con más de 450.000 usuarios en España. Además, de acuerdo con los datos de la Unión de Promotores y Empresarios del Vapeo (UPEV), el número de tiendas especializadas abiertas en España se cifra en 400 actualmente, generando unos 2.500 puestos de trabajo, entre empleos directos e indirectos. Sin embargo, pese a popularidad, muchos se preguntan: ¿realmente sirve para dejar de fumar? ¿es bueno para la salud?

Desde el Ministerio de Sanidad y el resto de organismos sanitarios se recomienda al ciudadano que no fume ni que vapee. Pero su bajo coste en comparación con el tabaco le convierten en una opción. Según un informe elaborado por la UPEV, del que se hace eco ‘20minutos’, en este país existen ya más de 1200 establecimientos que emplean a unas 7000 personas de forma directa o indirecta. Solo el pasado año facturaron 55 millones de euros.

Sobre los cigarrillos electrónicos existen opiniones diversas. Hay quienes le ven como un avance del tabaco, mientras que otros se lamentan porque ha conseguido resocializar el consumo del consumo de nicotina. Su realidad es que afectan a la salud, pero quizá no en la medida del tabaco que hoy se comercializa. El problema es que no existen estudios a largo plazo sobre sus efectos. Así lo reconoce el coordinador del área de tabaquismo de la sociedad española de neumólogos, el doctor Segismundo Solano. Otras fuentes aseguran que podrían provocar cáncer de igual manera.

Consumo restringido sin asegurar que ayuda a dejar de fumar

Quien cambia el cigarrillo por el vapeador lo hace para comenzar a dejar de fumar. Sin embargo, la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que solo el 1 por ciento lo consiguen. Por ello se recomiendan otros métodos. Por eso se encuentran en el punto de mira.

El Comisionado para el Mercado del Tabaco (CMT) establece que el vapeador es un artículo de fumador. El pasado 28 de octubre se aprobó su venta en estancos para personas mayores de 18 años. No se puede utilizar ni en centros sanitarios, ni en colegios, ni en el transporte público ni en el ámbito de las administraciones públicas. Además, por una normativa europea, deberá cumplir con la cuantía de nicotina que disponen otros artículos como parches o chicles. Esta es 30mg/l.

La respuesta de la Organización de Médicos en Apoyo del Vapeo

La Organización de Médicos en Apoyo del Vapeo y de los Cigarrillos Electrónicos (MOVE, por sus siglas en inglés), lamenta que la Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial se haya dejado llevar por el alarmismo y haya decidido desaconsejar el uso de los cigarrillos electrónicos, dando así la espalda tanto a la ciencia como a aquellos fumadores que no han conseguido dejar de fumar pese a intentarlo por otros medios.

En concreto, han criticado que, en España, no se abra la puerta a las políticas de reducción de riesgos derivados del tabaquismo, que han demostrado tener un gran éxito y ayudar a miles de fumadores a sustituir el tabaco por alternativas menos nocivas. Es el caso del Reino Unido, donde el Ministerio de Sanidad británico ha publicado este mes de febrero un informe asegurando que, cada año, unas 20.000 personas se pasan al cigarrillo electrónico, el cual, según las evidencias científicas, es un 95% menos dañino que el tabaco.

Dicho informe recogía la preocupación del Departamento de Salud Pública británico en torno a los falsos temores sobre la seguridad de los cigarrillos electrónicos, aseverando que sería “trágico” que esos miedos infundados desincentivaran la transición del tabaco al cigarrillo electrónico. De acuerdo con MOVE, eso es exactamente lo que ha pasado en España con la Comisión de Salud Pública que preside el Ministerio de Sanidad.

Fuente: 20 minutos.

1 comentario
  1. Pablo V
    Pablo V Dice:

    Esta pregunta se escucha muy a menudo últimamente por las criticas constantes hacia el vapeo. No sé si es perjudicial para los no fumadores por lo que no se lo recomiendo. En el caso de los fumadores habituales es una opción muy recomendable para calmar el mono de una forma mucho más saludable

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.